Kvas (bebida de remolacha fermentada)

 

Utensilios

Frasco de cristal (3L)

Paño de algodón o lino

Goma elástica

Colador de plástico o acero inoxidable 

Pala de madera

 

Ingredientes

2,5 L de agua filtrada o de manantial

300 g de remolacha (2 piezas medianas)

50 g de sal marina  o 30 g si se usa 1/2 taza de arrancador 

 

Preparación

Dejar las remolachas sumergidas en una solución de vinagre, agua y sal durante al menos 15 minutos para extraer elementos no deseados de la superficie. Las sacamos, aclaramos y cepillamos meticulosamente. Sin quitarlas la piel, cortar la remolacha en dados de unos 2 cm mínimo de grosor. Introducir la remolacha ya cortada en el fondo del frasco, añadir el arrancador, la sal y remover con la pala de madera enérgicamente. Verter el agua en el interior del recipiente, cubrir la boca del frasco con el paño atado y dejarlo reposar en un sitio oscuro a temperatura ambiente durante 3 días (dependiendo de la temperatura y si hemos agregado o no el arrancador el tiempo de fermentación puede variar). Por último colar, embotellar y reservar.

Esta receta también puede hacerse totalmente hermética prolongando el tiempo de fermentación de 1 a 3 semanas, habiendo de retirar el exceso de espuma que se pueda formar en la superficie.

Las notas de sabores que podemos obtener del kvas pasan por el agrio, el ácido, levemente salado y dulce. Podemos aromatizar el kvas una vez embotellado incluyendo algunas hierbas y especias como caneal, jengibre y cáscaras de cítricos.

 

Efectos

El proceso de fermentación acidoláctica con el que se prepara el kvas mejora la biodisponibilidad de los nutrientes presentes en la remolacha, facilitando la absorción de minerales como el hierro, el potasio, el manganeso y el magnesio. Asimismo con esta bebida incorporamos una importante cantidad de flavonoides como la betaína, y vitaminas del tipo A, C, B1, B2, B3, B6 y ácido fólico.

Es una bebida probiótica que presenta importantes efectos alcalinizantes, depurativos y reconstituyentes. Mejora la calidad sanguínea, fortalece el corazón y resulta de gran ayuda para que los tendones, los músculos y los ojos estén bien nutridos.

Por otro lado las personas con problemas renales deberían moderar su consumo debido a la presencia de oxalatos.

Elemento Fuego

Elemento Madera

Mario Sánchez Écija

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web usa cookies para mejorar la experiencia de usuario. Si continúas navegando estás aceptando su utilización.